Indice Contacto


Naci en Dakar, Senegal, vivi mi infancia y adolescencia en el Africa negra.

Después de pasar la Selectividad, me instale en Francia para estudiar matematicas, física y quimica, en la universidad de Toulon,

Después cambie totalmente de campo y me dedique al periodismo, cruzando varias veces el desierto del Sahara, también un viaje por el lago Chad.

Algunos anos mas tarde realice un largo viaje largo por Australia, conocí una tribu nómada aborigen, originaria de la isla “Echo Island” con la que me quede un tiempo.
Me introdujeron en el “Dream Time”, que no es una religión, es la forma en que ellos establecen relaciones con su medio, plantas; animales, rocas, montañas, estrellas.
Una concepción de la vida muy diferente a la nuestra y de la que hay mucho que aprender.

De este encuentro nació la idea de escribir un libro que planteara el futuro de nuestra sociedad occidental..

Rápidamente me di cuenta de una dificultad: ¿como saber si las informaciones de las que me servia para elaborar mi libro eran realmente ciertas?
No podía basarme en informaciones imprecisas.
Así que intentando verificar mis informaciones, descubrí que algunas eran falsas. Y descrubri que no se trataba de errores por desconocimiento, sino de mentiras. Numerosos internautas, sobre todo fuera de Francia, habían ya descubierto estas mentiras.

¡La ciencia debe poder probar lo que afirma y esto no siempre se da.
Por ejamplo cuando los científicos afirman que tal virus es responsable de tal enfermedad, todos los laboratorios pueden confirmar esta información. Pero cuando la Nasa afirma haber enviado sondas al planeta Marte, nadie puede verificarlo. No tenemos mas pruebas que las fotos y las personas que han trabajado en ese proyecto.

Estas falsedades impiden a la verdadera ciencia desarrollarse y hacer progresar a la humanidad.
Y lo que es aun peor; si ponemos en cuestión lo que afirma la ciencia, somos tachados de ser complotistas.
Una parte de la ciencia se esta convirtiendo en una nueva religión, con dogmas a los que no tenemos derecho de poner en cuestión.
Hace no mucho tiempo, no decíamos “complotistas”, decíamos “herejes” y esto llevaba rápido a la hoguera.

Abrase a la realidad Preguntar Tomese el tiempo para navegar en los archivos de esta web y se sorprenderá de lo que va a encontrar.
.